Zoom admite que cerró cuentas a petición del gobierno chino

Zoom bloqueo a activistas después de que organizara una reunión para hablar de las protestas de Tiananmen en China.

Zoom admite que cerró cuentas a petición del gobierno chino

La empresa Zoom reconoció que se plegó a las exigencias del régimen chino y cerró las cuentas de militantes pro democracia radicados en los Estados Unidos y Hong Kong que querían utilizar su aplicación de videoconferencia para conmemorar la brutal represión en Tiananmen.

En un comunicado publicado el jueves por la noche, Zoom promete dotarse con las herramientas tecnológicas para limitar al territorio del país las exigencias de los gobiernos para que cesen las actividades que consideren ilegales.

La aplicación, popularizada durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus, es objeto de preocupación por la libertad de expresión.

“El gobierno chino nos informó que esta actividad es ilegal en China y exigió que Zoom cancele las reuniones y las cuentas de los anfitriones. No proporcionamos ninguna información del usuario ni contenido de la reunión al gobierno chino. No tenemos una puerta trasera que permita que alguien ingrese a una reunión sin ser visible”, decía la nota de prensa luego de que estallara el escándalo.

LEE TAMBIÉN: Google prohibe el uso de Zoom por falta de seguridad a sus empleados

Zoom dijo que no tenía la capacidad de bloquear a los participantes de países particulares, por lo que finalizó tres de las reuniones y suspendió las cuentas que crearon esos encuentros virtuales. Además, reconoció dos de las otras reuniones tenían un “número significativo de participantes de China continental” y que por eso la censuraron.

En 1989 muchos ciudadanos chinos comenzaron a manifestarse en la plaza Tiananmen en favor de la democracia, exigiendo el fin de la censura y las restricciones a la libertad de reunión. Pero el 3 y 4 de junio el ejército chino asesinó a un número desconocido de civiles. De este hecho se desprende la icónica imagen “Tank Man”, un hombre chino no identificado que logró detener momentáneamente un convoy de tanques que salían de la plaza el 5 de junio.

Desde entonces, cada año activistas se reúnen en la plaza para conmemorar a las víctimas pero, argumentando el riesgo de contagio de Covid-19, el gobierno chino prohibió la reunión este año.