La sexta temporada de Black Mirror es la vida real, según anuncio de Netflix

La sexta temporada de Black Mirror ya se está viviendo, según señala una brutal campaña de Netflix que dio la vuelta al mundo. 

La sexta temporada de Black Mirror es la vida real, según anuncio de Netflix

Mientras que otras compañías se encuentran buscando la forma de proyectar mensajes positivos que brinden confianza y seguridad a las personas, Netflix, de forma realista, nos ha dicho que es momento de vivir la sexta temporada de Black Mirror.

Desde que el año 2020 inició, con una pandemia que obligó a la humanidad al aislamiento social y al aceleramiento de las tecnologías, no se ha dejado de comparar el futuro distópico que se ha presentado a través de diversos episodios en Black Mirror con nuestra realidad.

Pues bien, parece ser que Black Mirror se ha puesto las pilas para la sexta temporada. La nueva entrega se trata, sencillamente, de retratar la realidad. Así lo vemos en las paradas de autobús de Madrid, que ya se han convertido en el escenario perfecto para hacerse una impactante fotografía que compartir en redes sociales.

“Black Mirror. Sexta temporada. En directo, en todas partes”, reza la promoción. Lo curioso, además, es que el que se pare a mirar el anuncio no verá otra cosa que a él mismo reflejado mientras luce guantes y mascarilla. El cartel nos recuerda que la sexta entrega de la serie ya está ocurriendo.

La campaña fue creada por la agencia de publicidad madrileña, Brother, y se inspiró en la sugerencia del creador de la serie, Charlie Brooker, quien dijo que la realidad se siente como un episodio de Black Mirror como para pensar en nuevas temporadas.

La promoción de Black Mirror llega sin nuevas noticias sobre una nueva temporada ficticia. Brooker reconoció que con el coronavirus se le habían quitado las ganas de seguir creando ficciones apocalípticas.

“La gente no tiene estómago”, reconocía en una entrevista. La serie ha aprovechado sus declaraciones para desvelarnos que, si no hay nuevos argumentos apocalípticos por parte de Brooker, la realidad tomará las riendas del juego.

HABLAMOS DE: