Egresado de la UAM diseña brazalete para niños con cáncer

El dispositivo busca cambiar la percepción que los menores tienen en cuanto a su tratamiento.

Egresado de la UAM diseña brazalete para niños con cáncer

Los niños con cáncer tienen que pasar por sentimientos de estrés, angustia, miedo y ansiedad antes durante la aplicación para apoyarlos en su proceso de tratamiento. Rodrigo Medina Castillo, egresado de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), creó un brazalete interactivo.

Como sobreviviente de cáncer infantil, el ex alumno se dio a la tarea de desarrollar un producto relacionado con el tema; la parte médica y científica, y la psicológica y emocional.

En su opinión aunque el área de medicina ha avanzado mucho, no se ha puesto suficiente atención al impacto emocional un malestar físico, pero también, desde la psicooncología, se ha estudiado que la existencia de un impacto emocional durante la terapia puede traer consecuencias que acompañan al paciente por el resto de su vida”.

Por ello es que Medina se centró en crear un dispositivo que cambiara la percepción del tratamiento para reducir la resistencia, de manera que disminuya la tasa de repetición y se fortalezca la capacidad resiliente de la persona.

El prototipo se apoya de herramientas psicológicas que implican la participación activa de los niños mediante la distracción cognitiva, la imagen del recuerdo, el entretenimiento conductual y la realidad virtual.

 

El brazalete se coloca en el antebrazo y tiene en su parte interna un panel de iluminación de leds que encienden de manera estática, en secuencia de la dirección en la que corre el medicamento, lo cual genera la ilusión en el niño de recargarse de un poder representado por un color: energía (azul) fortaleza (verde) y valentía (rojo).

El joven diseñador enfatizó que para que el proyecto tuviera sentido debía documentarse y hacer una investigación más profunda para que no sea una experiencia personal, sino en la realidad que viven muchos de los enfermos con cáncer que tienen entre cuatro y 10 años de edad.

El brazalete cuenta con carcasas intercambiables de plástico de alto impacto que se fijan de manera magnética y con diseños de personajes como princesas y personajes animados– con la intención de que el pequeño pueda sentir que es uno de esos seres fantásticos durante las sesiones.

La batería es recargable y se alimenta a través de un puerto micro USB, lo que da un beneficio económico y ambiental, y permite un tiempo de cinco horas, ya que en promedio una sesión de quimioterapia ambulatoria tiene una duración de una a tres horas.

“Los niños viven una realidad que es el cáncer y eso no se puede modificar, y tampoco se trata de engañarlos, pero sí podemos cambiar su sentir de pasar por el procedimiento médico de una mejor manera”.

El prototipo del brazalete podría quedar listo en un mes pues solo falta afinar algunos detalles relacionados con los materiales y la reducción de lleve a producción y sea probado en alguna institución médica.

“Mi idea es iniciar en el Hospital Infantil de México y gestionar la autorización correspondiente. Para mí sería maravilloso dar el banderazo de  porque fue el lugar donde me atendieron”, dijo Rodrigo Medina.

TEMAS