Techie | La tecnología cerca de ti

Deepfakes, videos falsos cada vez más reales

Las deepfakes están comenzando a crearse con mayor facilidad y rapidez, y están abriendo una puerta a una nueva forma de delito cibernético. Aunque los videos falsos todavía se consideran como relativamente dañinos o incluso como graciosos, este fenómeno podría dar un giro más siniestro. En el futuro podrían ser el centro de escándalos políticos, delitos cibernéticos o incluso escenarios inimaginables que involucran videos falsos, y no solo dirigidos a figuras públicas.

Se conoce como deepfake a la técnica de síntesis de imágenes humanas basada en inteligencia artificial que se utiliza para crear contenido falso, ya sea desde cero o usando un video existente con el objetivo de replicar la apariencia y el sonido de un humano real. Tales videos pueden parecer increíblemente reales y actualmente muchos de estos involucran a celebridades o figuras públicas que dicen algo escandaloso o falso.

Engañando el ojo

También hemos visto aplicaciones que hacen que los deepnudes conviertan en segundos las fotos de cualquier persona vestida en una foto en topless. Si bien, afortunadamente, una aplicación en particular, DeepNude, fue dada de baja, ¿qué sucedería si la misma regresa bajo otra forma y es capaz de crear videos convincentemente de apariencia auténtica?

También hay evidencia de que la producción de estos videos se está convirtiendo en un negocio lucrativo, especialmente en la industria de la pornografía. La BBC dice que “el 96% de estos videos son de celebridades femeninas cuyas imágenes fueron utilizadas para crear videos sexuales sin su conocimiento o consentimiento”.

 

En un futuro no muy lejano, puede ser completamente posible que a partir de solo unas pocas “historias” de Instagram se pueda crear una deepfake convincente para la mayoría de los seguidores. Adicionalmente, las deepfakes también pueden ser utilizadas para hacer bullying en las escuelas, la oficina o incluso en otros terrenos.

Además, los ciberdelincuentes definitivamente utilizarán más esta tecnología para generar víctimas. Las deepfakes se están volviendo más fáciles de crear y se vuelven casi imposibles de detectar para el ojo humano. Como resultado, toda esa falsificación podría contaminar el agua que separa la realidad de la ficción, lo que a su vez podría llevarnos a no confiar en nada, incluso cuando se nos presenta algo que nuestros sentidos nos dicen que es real.

 

Salir de la versión móvil